De Las Alegorías

La gran mayoría de la gente se queja de que las palabras de los sabios sean siempre alegorías, inaplicables a la vida cotidiana, y esto es lo único que poseemos. Cuando el sabio dice: "Ve hacia allá", no quiere decir que uno deba pasar al otro lado, que siempre sería posible si la meta así lo justificase, sino que se refiere a un allá proverbial, algo que nos es desconocido, que tampoco puede ser precisado por él con mayor exactitud y que, por tanto, de nada puede servirnos aquí. En realidad, todas esas alegorías sólo quieren significar que lo inasequible es inasequible, lo que ya sabíamos. Pero aquello en lo que diariamente gastamos nuestras energías, son otras cosas.
A este propósito dijo alguien:
-¿Por qué os defendéis?. Si obedecierais a las alegorías, os habríais convertido en tales, con lo que os hubierais liberado de la fatiga diaria.
Otro dijo:
- Apuesto a que eso es también una alegoría.
Dijo el primero:
- Has ganado.
Dijo el segundo:
- Pero por desgracia, sólo en lo de la alegoría.
El primero añadió:
- En realidad no, en lo de la alegoría has perdido.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License